BIENVENIDOS

Image and video hosting by TinyPic
Image and video hosting by TinyPic

GRACIAS POR TUS VISITAS.

Image and video hosting by TinyPic


Image and video hosting by TinyPic

HIMNO A TOMELLOSO

jueves, 31 de julio de 2014

Tomelloso ciudad del vino pintura y letras (Frases de Miguel de Cervantes)


Otros blogs que te pueden interesar.


Image and video hosting by TinyPic

martes, 29 de julio de 2014

Tomelloso ciudad del vino pintura y letras (Frases de Miguel de Cervantes)


La libertad es uno de los más preciosos dones 
que a los hombres dieron lo cielos. 
Por ta libertad, así como por la honra, 
se puede y debe aventurar la vida.
Frases de Miguel de Cervantes
Otros blogs que te pueden interesar.


Image and video hosting by TinyPic

lunes, 28 de julio de 2014

Tomelloso ciudad del vino pintura y letras (Frases de Miguel de Cervantes)


Opinión fue de no sé qué sabio, que no había en todo el mundo 
una sola mujer buena, y daba por consejo que cada uno pensase 
y creyese que aquella buena es la suya, y así viviría contento.

Otros blogs que te pueden interesar.


Image and video hosting by TinyPic

sábado, 26 de julio de 2014

Tomelloso ciudad del vino pintura y letras (Frases de Miguel de Cervantes)


Siempre la melancolía fue de la muerte apariencia.

Otros blogs que te pueden interesar.


Image and video hosting by TinyPic

viernes, 25 de julio de 2014

Tomelloso ciudad del vino pintura y letras (Frases de Miguel de Cervantes)


La virtud es más perseguida por los malos 
que amada de los buenos.

Otros blogs que te pueden interesar.


Image and video hosting by TinyPic

miércoles, 23 de julio de 2014

Tomelloso ciudad del vino pintura y letras (Frases de Miguel de Cervantes)


No hay que tener envidia a los que los tienen príncipes y señores, 
porque la sangre se hereda, y la virtud se aquisraé y la virtud vale 
por sí sola lo que la sangre no vale.

Otros blogs que te pueden interesar.


Image and video hosting by TinyPic

domingo, 20 de julio de 2014

TOMELLOSO - ESENCIA DE LA TIERRA (Natividad Cepeda)


Me quedé frente a la mar mirando el oleaje
como se queda un barco encallado en la arena.
Me quedé con la monotonía de la lluvia
vaciando de recuerdos la memoria.

Tocaba una campana insistente en altamar
y un gato vagabundo se afilaba las uñas
en el muñón de un tronco de palmera.
A lo lejos se vislumbraban luces remotas
de viviendas. Traía el aire aroma de fruta
podrida vaciadas en el vientre del mar.

Sobre las ruinas de una torre volaban
murciélagos hasta los viejos mascarones
de barcas sepultadas sin redes y sin peces.
Surgían en el cielo estrellas como alfileres
de novia sobre el velo del mar.

Todo se quedó en silencio.
En el faro se desvistió de sombras la luna
mientras en los acantilados las aves se dormían…
Subía la marea: flotaba en ella un periódico
con la noticia triste de una muerte violenta.
Junto a manzanas y limones, en la enagua
del mar, brillaba un anillo de esponsales
que nadie reclamaba.

Ataviada de luto y tristeza se lo puso la arena.
Se elevaban llamas de hogueras en la noche.
Llegaba por el aire olor a sardinas asadas
y voces de gentes sentadas a la orilla del mar.

Procedente de los montes se aspiraban aromas
de resinas. En la playa los vientos furiosos
gemían ante el naufragio de una virgen mestiza.
Virgen buceadora de sueños que se quebró
en las rocas olvidada y sin nombre.

La besaban las olas. La lloraban los ríos.
Resonaban lamentos en las tumbas anónimas
custodiadas de algas. Lloraba el mar.
Lloraba y nadie lo escuchaba. Lloraba el viento
llevándose en sus brazos las olas y los muertos.

Otros blogs que te pueden interesar.


Image and video hosting by TinyPic

jueves, 17 de julio de 2014

TOMELLOSO - YO CONOZCO UN AMOR DE NOSTALGIA (Natividad Cepeda)


Lo vi por vez primera una noche de luna de febrero.
Aún hacía frío, y por las nubes lejanas, viajaba
la flor de los almendros, pariendo con sus pétalos
rosados, montes en los perfiles de la aurora.
Nos miramos igual que las estrellas se miran en el mar,
lo mismo que los álamos se miran en el río,
igual que la lluvia se mira en el ventanal de las vidrieras,
o como los niños se miran en los charcos que dejó la tormenta.
Nos vimos, y después de mirarnos, proseguimos,
sin volver ninguno de los dos la cabeza. Cada cual a lo suyo.

 La luz caía inmaculada sobre la carretera y los campos,
el aire, pasajero del mundo, besaba la frente de la tierra.
Y lo volví a encontrar, cayéndole el aroma de las flores
del almendro por sus manos morenas. Y se perdió en la tarde.
Ardía la leña en el fuego, las brasas me hicieron recordarlo.
Eran sus ojos, apresurados y ardientes, lo que el fuego tenía.
Y salí a la calle a sentir la infinita tristeza de la nieve,
a ver los nacimientos de barro tiritando, a perderme en las calles
por si volvía a estremecerme con su encuentro.
Encontrarlo me seducía igual que una canción de medianoche.
La gente bajaba corriendo porque el viento del norte llegaba
por plazas y rincones. Al azar entré en la Cafetería de las Flores.

 Detrás de sus cristales destilaban rocío los capullos de almendro.
Me quedé mirando la vidriera empañada y recordé febrero...
Se quebraba el frío en los muros helados cuando sentí dos brasas
quemándome la cara. Y se sentó a mi lado como un ave
que descansa de una gran travesía.
 Fue absoluta la huella de su beso.

 Se marchó con la noche, dejándome su ausencia, 
 una nostalgia eterna.

Otros blogs que te pueden interesar.


Image and video hosting by TinyPic

lunes, 14 de julio de 2014

TOMELLOSO - EN ESTA TIERRA ALTA DE VIÑEDOS (Natividad Cepeda)


La verdad más cabal es una viña
 contemplada a lo lejos:
 Su cabellera verde que se presiente en mayo,
 la mirada fija de los hombres
 rozando la besana
 o el silencio del campo
 recogido en los ojos.
 Y ver a contraluz en cada surco
el rocío cuajarse en sus orillas.

 Después de tanto esfuerzo por estirar el día 
 les acoge a todos en su umbral el ocaso 
 y regresan hasta el pueblo silenciosos, los hombres 
 y en casa les aguarda la mujer y la cena.

Otros blogs que te pueden interesar.


Image and video hosting by TinyPic

viernes, 11 de julio de 2014

TOMELLOSO - Tus manos (Natividad Cepeda)


Tus manos, mi camino
evidencia exclusiva
de lo que es diferente.

 Mis manos son las tuyas,
 tienen la misma longitud
 nuestros dedos.

 Cuando se encuentran
nuestras manos, se miden,
se palpan, se funden en una sola.

 Mis manos buscan tu pecho
 su calor, su firmeza,
 tu temblor palpitante.

 Tus manos se deslizan
 como el agua en la arena,
y vienen por toda mi epidermis.

 A veces son muy bruscas.
 A veces son ingenuas…
 Principiantes, nerviosas.

 Tus manos semejan olas,
 conchas, algas, caracolas
y espuma de la mar menesterosa.

 Me quiebro entre tus manos
 y entre ellas renazco
 de mil derrotas y cientos de fracasos.

 He dejado mi alma entre tus manos,
mi fatiga en sus palmas,
mis sueños en la frontera de tu vida.

 Mis manos enlazadas
 a tus dedos me revelan
 la misericordia de tu amor.

 Cuando miro tus manos
veo tú corazón amándome 
y en sus profundas rayas,
las huellas de todos tus trabajos.

 Sin ti no tengo nada
 me quedo escayolada
 con múltiples fracturas en mis dedos,

 con heridas fantasmas que me sangran,
y para nada me sirven mis manos
si tú no estás en ellas como siempre.

 Para nada las quiero
 si mis manos no huelen a tu cuerpo 
 y no tiemblan contigo intensamente.

Otros blogs que te pueden interesar.


Image and video hosting by TinyPic

miércoles, 9 de julio de 2014

TOMELLOSO - PLEGARIA (Natividad Cepeda)


Quiero a contraluz recobrar a Jesús
 entre las pajas del pesebre.
 Niño pobre nacido al amparo de Dios.
 Cerrar la arquitectura de la angustia
 de este mundo sin luz.
 Sembrar en el corazón espigas
 y amasar pan de harina en flor.
 Encender en las murallas los hachones
 anunciando que ha nacido el Salvador.
 Quiero donde una bomba segó vidas
 plantar rosas de amor. 
 Y por todos los pequeños de la tierra
 mendigo la alegría y el perdón.

Otros blogs que te pueden interesar.


Image and video hosting by TinyPic

lunes, 7 de julio de 2014

TOMELLOSO - Plenitud (Natividad Cepeda)


A Jesús

Escribe amor en mi epidermis el vuelo de las aves
cuando cruzan por Tomelloso bandadas de vencejos
y crece el jaramago en las lindes y en las siembras.
Deja elevarse en las golondrinas y en las tórtolas
el nombre de los días que nos hemos amado
sin olvidar las ciudades donde descubrimos la vida.
Dibuja amor en las caprichosas formas de las nubes
la senda de la lluvia que hace renacer en los campos
de Marañón los brotes en los sarmientos de las viñas.


Aprecia en la besana asomarse las espigas del trigo
bajo el recio manto de la tierra y el cenit de la luz
que rezan humildemente a Dios por la cosecha.
Aspira desde la llanura el perfume de los pinos
y el agreste aroma de las acacias silvestres en flor
creciendo junto a los jarales encinas y amapolas.


Deja que con el agua del aljibe florezcan los ayozos
y se multipliquen las higueras para que en el verano
nos den sombra y nos sacien el hambre con sus frutos.
Mira como la tierra se renueva frente al amanecer
con mis manos entre las tuyas en plenitud de entrega
bajo el andar del tiempo que vendimia los días sin temor.


Y llega irresistible desde la orilla azul de la mañana
desandando el río de mis años con el milagro
de un salmo virgen en tus labios
para la sed profunda de mi Ser.

Otros blogs que te pueden interesar.


Image and video hosting by TinyPic

sábado, 5 de julio de 2014

TOMELLOSO - EN TI QUIERO QUEDARME (Natividad Cepeda)


Rescato un sueño pétreo entre abedules y robles
como un grumo de vida que se yergue
en la atalaya de un otoño fósil por el que voy subiendo.
Y me llama mi Hidalgo.
Me nombra con su voz abarcable
por mi aldea que es reino del amor.
La leyenda se funde por todos los caminos de la Tierra.
Por ellos va la melancólica pasión de un caballero,
y llega su peregrinar hasta la tierra americana
y en Asia, son piel de loto y samurai con yelmo
sus aventuras. Magia que por amor resurge.
Regresas, y a tu amparo del ideal humano
los pueblos se cobijan en su tamiz de siglos.
Todos te buscan. En las viejas posadas y albergues
llegan preguntando por nosotros viajeros
que sueñan encontrarnos entre heráldicos escudos,
libros de hojas desgastadas y velas que arden
en conventos. Vacía yazgo porque tu no me habitas.
Mi epílogo eres tú. En ti quiero quedarme. 
Regreso de un espejo de siglos para afimar.

Otros blogs que te pueden interesar.


Image and video hosting by TinyPic

jueves, 3 de julio de 2014

TOMELLOSO - Historia de una tarde (Natividad Cepeda)


Ocurrió una tarde de diciembre
 cuando los niños tenían vacaciones
 y el frío se calentaba sus manos de granizo 
en la hornilla de las castañas asadas.

 Desde hacía un tiempo indefinido
 se amaban. Era el suyo un amor de sombra
 y de silencio. Casi nunca coincidían y metódicos
 evitaban mirarse cuando se saludaban.

 En el rostro de él la vida había dejado surcos
 de tristeza, y el pelo ya albergaba hebras
 de plata y nieve. Le pesaban los hombros
 como si sobre ellos transportara la muerte.

 Ella era la calma con sus hermosos ojos 
soñadores abiertos a la vida sin tristeza,
 y los años le habían bendecido su cuerpo
 de diosa, de sol y madrugada salvadora.

 Aquella tarde el sol era liviano,
 y sobre la tierra se extendían las hojas
 viajeras del otoño con su corazón arrugado
 y caduco poblado ya de olvido sin afán. 

Aguardaban los dos un taxi concertado.
 Los hijos de la noche avanzaban,
 y la ciudad vertía su complot de tinieblas
 sobre los árboles fantasmas de los parques.

 Fue un reencuentro inocente y fortuito
 con todo el colectivo de la ciudad y su prisa
 lleno de desamparo junto a un tren de cercanías.
 Ocurrió que sus miradas se encontraron en silencio.

 Y todo fue quebrado de voces trovadoras, 
luminosas, cuando se reconocieron 
como almas viajeras. Para corresponderse, 
 tuvieron que olvidarse de muchas horas muertas.

Otros blogs que te pueden interesar.


Image and video hosting by TinyPic

martes, 1 de julio de 2014

Tomelloso - MI DESEO (Juan Torres Grueso)


Me moriré despacio
 una tarde cualquiera,
 llevándome en los ojos
 mi sueño de poeta.
 Tendré el paso leve,
 suave como el agua
 que en silencio besa
 la raíz amarga.
 Me dolerán las yemas de los dedos
 al tacto de la muerte;
 me dolerá la sangre,
 me dolerá la sombra,
 y la luz, y el paisaje.
 Me dolerá la pena de dejaros,
 y las cosas de antes,
 todo me dolerá en esa hora
 dichosa de encontrarme.
 Será como la noche que se pone
 despacio en nuestra carne,
 será como la aurora, ya infinita,
 de otro día que nace.
 Me moriré en la Mancha, amigos míos. 
 En la mancha enterradme.

Otros blogs que te pueden interesar.


Image and video hosting by TinyPic