BIENVENIDOS

Image and video hosting by TinyPic
Image and video hosting by TinyPic

GRACIAS POR TUS VISITAS.

Image and video hosting by TinyPic


Image and video hosting by TinyPic

HIMNO A TOMELLOSO

domingo, 29 de junio de 2014

Tomelloso - Cuando te sientes morir (Juan Torres Grueso)


(Juan Torres Grueso a Juan Alcaide)

Pena es la pena 
del aire que no llega. 

El agrio de la risa 
con su torcida mueca, 
y el agua recostada 
en mil albercas quietas, 
reflejan la mirada 
de unas hojas eternas 
con la tristeza fría 
por las raíces secas. 

Hay un tiempo que pasa 
y otro tiempo que llega; 
hay un gozo primero 
y un dolor en la espera; 
hay vida que no acaba 
y hay muerte que no empieza. 

Hay luz entre las sombras 
del alba en primavera; 
hay mañana sin noche 
y noches que te ciegan; 
hay un dolor que es risa 
y risas que te apenan, 
la nostalgia del aire 
sin aire, que no llega

Otros blogs que te pueden interesar.



Image and video hosting by TinyPic

viernes, 27 de junio de 2014

Tomelloso - Así será luego (Juan Torres Grueso)


Te mecerán los aires 
en un vaivén continuo. 
Se quebrará tu rama 
 sin verde y sin racimo. 
Tu frente será un ascua 
de sol y de delirio; 
y el ayer y el mañana 
serán uno mismo. 

Te mecerá la noche 
sin lux y sin latido. 
Te mecerán los sueños 
un sueño sin sentido. 
Y sola, 
dialogando contigo, 
te irás por un sendero 
que el tiempo hará amarillo. 

Y cuando, al fin, te pares 
en el recodo mismo 
del tiempo sin medida 
te encontrarás conmigo.

Otros blogs que te pueden interesar.


Image and video hosting by TinyPic

miércoles, 25 de junio de 2014

Tomelloso - Como llega la calma (Juan Torres Grueso)


Y viniste en silencio 
como llega la calma, 
después de haber parido 
las cien llanuras altas. 

No sé como llegaste 
de la hondonada clara. 
Apenas si alguién supo, 
allá en la madrugada, 
de tu dolor primero 
salado como lágrimas 
y tu herida latente 
como una cruz clavada. 

Y porque fue el consuelo 
tu gracia y tu manera 
supiste hacer camino 
de tierra que pan lleva, 
con los agrios del cierzo 
en desvelada espera. 

A las gente que llegan 
y cruzan nuestra Mancha 
con ojos de pereza 
grítales, Juan Alcaide, 
la fuerza de tu tierra 
y enséñales la arcilla 
de tu sangre hecha pena.

Otros blogs que te pueden interesar.


Image and video hosting by TinyPic

lunes, 23 de junio de 2014

Tomelloso - Los campesinos (Juan Torres Grueso)


Ellos saben que vienen de la tierra. 
A ella están pegados y, sumisos, constantemente giran 
gritándole a las madres sus sentires redondos. 
En un abrazo fuerte le ofrecen su pesar, 
y el aire corre y vuela la carne de sus lágrimas 
y el sueño que, perdido, se quedó sin labrar. 

Aceptan el camino sin mirar su retorno. 
Tienen el ruido sordo de las playas y el mar. 
Hacen frente a la vida ignorando su suerte, 
y reclaman espacios de vitales constancias 
sin que nadie, a la puerta, les salga a esperar. 

Y son felices ellos porque ignoran qué es eso. 
Ellos son fieros nobles con almas repetidas. 
Y no tienen noticia de tales atributos 
hasta que se reencuentren con su sombre hecha vida, 
y el viaje alcanzando en su claro nocturno 
con la planta amarilla de sus pies sin andar.

Otros blogs que te pueden interesar.


Image and video hosting by TinyPic

sábado, 21 de junio de 2014

Tomelloso - SE HIZO DE NOCHE (María José García Bolós)


¡Se hizo de noche tan pronto!
Aún no había caído el sol
y se hizo de noche en mis ojos.
Un sabor a óxido y metal
mezclado con sangre corría entre mis dientes.
Y en la garganta un nudo
fabricado por unas manos ásperas
y desconocidas casi me ahogan.
Había cieno y metal en la carne,
lagunas de olvido
y el dolor bloqueaba los oídos.
Un gran tapón en la cabeza
me lanzaban al abismo en vertical
sin ya importarme para nada
cómo resbalaba frenéticamente.
Pero ya terminó,
y aunque la herida es anterior
volvemos a ella y la reconocemos
para abrazar lo inútil, 
para olvidar el miedo.

Otros blogs que te pueden interesar.


Image and video hosting by TinyPic

jueves, 19 de junio de 2014

Tomelloso - A LA ESPERA (María José García Bolós)


Llevarás tu cuerpo poseída por la rabia 
y al primer golpe de agua, 
las lágrimas arrancarán de cuajo 
tu olor de la memoria. 
Desearás arrancarte la piel, 
y todos los sonidos e imágenes de tu cuerpo, 
pero te quedarás a solas, frente al espejo, 
desnuda, muda de espanto. 
A la espera de cerrar los ojos un buen día 
y poder dormir. 

A la espera de ser capaz de no recordar a la niña que eras antes 
y que ha muerto para siempre. 
A la espera de que se apacigüe tanto dolor, 
de que el silencio ahogue esta pena. 
A la espera de conformarte, 
de aceptarte despojada de ti misma. 
A la espera de que tu voz se aclare 
y con el tiempo se alce, insistente.

Otros blogs que te pueden interesar.


Image and video hosting by TinyPic

martes, 17 de junio de 2014

Tomelloso - FRACASO DEL VENCIDO (María José García Bolós)


Buscas heridas y torturas
como si fueran grabados, tatuajes
sobre esta piel del corazón
sensible, pero firme.
Y todas sus siluetas las marcas
con un diamante de insultos y veneno.

Copas de veneno viertes en estos ojos
y en estas plumas como alas,
de estas maquilas vacías por el miedo.
Atropellas los puentes
y las lágrimas que ahogan la garganta.
Sólo por el placer de cometer un crimen
y ver sufrir con ese frío repentino que recorre tu nuca.

Criminal,
ciego de tu culpa y de tu rabia.
Verdugo de cavernas horrorosas
sumergidas en la ladera
del fuego de tu ira,
clavada en tu frente y tus mejillas.

Como un farsante
cruzas tu mirada con tus víctimas,
navajas de plata que se rompen
en la espalda y el cabello
del deseo horrible, espeluznante, que te ocupa.

Nadie te ve, pasas desapercibido;
como un ladrón maquinas tu venganza,
como un camaleón
en constante simbiosis con el miedo,
huyes de los hombres
como el hambre ya saciada;
banderas y policías deshojan tu pasado
de cadenas y mentiras.

Pero es tarde para convertir este calor en hielo,
es tarde para dilapidar la libertad
que contiene a la idea y la sonrisa.

Es tarde,
muy tarde para matar esta esperanza
que no te pertenece
ni te alienta a la victoria.

Tu fracaso es mi pedestal,
el trampolín desde el que grito,
sin necesidad de hablar.
Y todavía estoy aquí,
te sigo esperando,
que este combate aun no ha comenzado
y, lo mejor de todo es,
que a pesar de tus empeños,
aún no me has conseguido.

Otros blogs que te pueden interesar.


Image and video hosting by TinyPic

domingo, 15 de junio de 2014

Tomelloso - Días tristes (María José García Bolós)


En días tan tristes
el aire trae olor a muerte y a sangre.
Los perros pasean sus huesos
por esta tierra estéril
plagada de piedras y minerales
y sus grietas se convierten en sepulcros
de cientos de mujeres y de niñas
que desde lo más hondo se una sima
gritan y lloran bañadas en sangre y polvo,
devoradas por el abismo
de esos jadeos, martillos de oscuridad,
que se quedan pegados al cabello.

 Ellas son ahora como las plantas,
quedan inmóviles en la tierra
sin luz en el cristal de sus ojos,
vacíos como la distancia.

 Hasta que una de ellas
clava su rodilla en la grava,
se levanta y va hasta la orilla del río,
se lava la cara y la cabeza,
y toca suavemente sus heridas.

 Cierra los ojos,
se concentra en el consuelo
del calor del sol en sus mejillas 
y reconfortada, se hunde. 

 Y así, duerme por fin, amortajada por el río.

Otros blogs que te pueden interesar.



Image and video hosting by TinyPic

jueves, 12 de junio de 2014

Tomelloso - Tu amiga fiel (Eladio Cabañero)


Cuando estés perdido bajo un cielo triste y gris
 y nada, nada te haga felíz, 
pon tu pensamiento en mí y nómbrame sin más,
 recuerda que siempre tendrás mi amistad.
 Háblame, búscame y al lugar que quieras iré,
 a tu lado, allí estaré.
 Todo lo que tienes que hacer es sentir que no te olvidé,
 soy tu amiga, sí, tu amiga fiel.

 Cuando estés vencido y en ti no encuentres paz
 y al dolor te entregues por los demás,
 mira dentro tuyo y allí me encontrarás,
 soy esa pequeña luz de amistad.
 Háblame, búscame, y al lugar que quieras iré,
 a tu lado siempre, allí estaré.
 La distancia no existirá para este cariño jamás
 soy tu amiga, sí, tu amiga.

 Ya sabes que en mi alma tienes lugar
 un puerto donde llegar, abierto para tus sueños,
 tus penas y sentimientos, y yo te lo ofrezco.
 Háblame, búscame, y al lugar que quieras iré, 
 a tu lado siempre, allí estaré. 
 Todo lo que tienes que hacer es sentir que no te olvidé, 
 soy tu amiga, sí, tu amiga fiel.

Otros blogs que te pueden interesar.


Image and video hosting by TinyPic

miércoles, 11 de junio de 2014

Tomelloso - TIEMPO ARRIBA (Eladio Cabañero)


¿Cómo podrás estar, querida Sabia,
sufriendo con tus ojos todo el día
tanto torvo mural, volada reja,
-comiendo como un pájaro en la nieve-
sonriendo y haciendo que no has visto
tanta pared gritando: «prohibida
la vida», sí, la gran envenenada?

 ¿Cómo sucede así, querida mía,
sin que quiebren las cosas más hermosas,
sin que el mar caiga al punto en la ruina,
el pan no sea ya el pan, la luz se seque, 
y yo no muera o de repente tome 
un camino y no sepas de mí nunca ?

martes, 10 de junio de 2014

Tomelloso - Serenidad (Eladio Cabañero)


Amo la serenidad de ciertas horas,
 polvo de eternidad,
 taciturna belleza que hay en ciertas tardes
 que duermen como niño en su cuna.

 No hay símbolos,
 sólo voces que suben a la ventana
 y comentan su oficio de orfebrería, 
de tierra removida bajo la semilla del cielo.
 Bebo a pequeños sorbos la reiteración de la brisa
 y siento pasar por mis dedos el tiempo, 
 como cuentas de un rosario. 
 Hasta que la noche 
 cae a mis pies como pájaro ciego.

Otros blogs que te pueden interesar.


Image and video hosting by TinyPic

lunes, 9 de junio de 2014

Tomelloso - Saludo al amigo - Antonio Aliberti (Eladio Cabañero)



A Roberto Santoro

 No es que a veces me olvide,
 sólo que hoy te recuerdo más, 
y no resisto a la vieja costumbre de saludarte; 
decirte por ejemplo que aquí estoy,
 con mis castillos de arena intactos
 (cuando sopla fuerte el viento, uno sopla más);
 con dos hijos que crecen como el abrazo 
que guardo en el pecho desde aquel día;
 que nadie ha borrado tu nombre
 y sigue habiendo una silla
 con las formas de tu cuerpo y tu calor.
 (Si alguien dijera que no estás, ¿qué probaría?
 Puede más tu voz, como una herida que no tiene cura).
 Para cuando vuelvas
 -en un cuarto del mundo-
 se encenderá otra vez la mesa 
para reanudar la charla que dejamos inconclusa:
 ambos nos miraremos desde ventanas abiertas. 
 No falta mucho: al irte, no dijiste adios.

Otros blogs que te pueden interesar.


Image and video hosting by TinyPic

domingo, 8 de junio de 2014

Tomelloso - OCASO (Eladio Cabañero)


El hombre hacia el Ocaso es una hoguera
 que el viento -el tiempo en crines extendidas- 
arrastra a galopar lejos, sin bridas,
 como un caballo oscuro, a la carrera.

 Como una oculta nave timonera
 repta sus aguas. No sabe qué heridas 
le duelen más, qué muertes ni qué vidas,
 sólo como una piedra de cantera.

 Lleva un trozo de amor deshilachado
 en los bolsillos, sueña el ciego anhelo
 de encomendar a un hijo esta aventura.

 A veces es un perro apaleado 
 que arrastra su dolor, pegado al suelo, 
 oliendo ya su propia sepultura.

Otros blogs que te pueden interesar.


Image and video hosting by TinyPic

sábado, 7 de junio de 2014

Tomelloso - LA DIOSA (Eladio Cabañero)



Cuando filmo en mi frente tu figura
y reúno las tardes y tu cara
en un fanal bellísimo, ya en sueños,
como en un cine mágico con niños,
todo forma un mural maravilloso:
la belleza me da, de parte tuya,
todos sus golpes en el corazón,
y entonces me parece propiamente
que amarte es convivir con una diosa.

Cuando digo tu rostro sin un ruido
en un mundo de amor. mundo del mundo,
veo, Marisa, aquel racimo virgen
-tus dos uvas solares- al apego
de su viña, latiendo palpitante
en mis manos que anidan la cosecha.

Siento tus labios que fermentan cerca
de los míos, tanteando entre las sombras
de aquel tiempo invencible, escucho luego
el dolorido corte, el ruido que hace
el cuerpo de una diosa que se entrega.

Ahora vivo contigo de memoria;
proyecto tu recuerdo, cine dulce,
que morirá conmigo, si es que mueren
las imágenes puras en su reino.

Otros blogs que te pueden interesar.


Image and video hosting by TinyPic

jueves, 5 de junio de 2014

Tomelloso - La amistad (Eladio Cabañero)


Una amistad como la nuestra
es un regalo especial
Disfrutamos tantas cosas similares,
y compartimos tantos momentos
maravillosos y divertidos.
Me respetas por mi firmeza espiritual
y yo te admiro por la tuya.
Nos alentamos mutuamente
en los momentos difíciles
y juntos reímos en los buenos momentos.
Sé que contigo no tengo que fingir…

Una amistad como la nuestra es un regalo precioso…
Podemos contar nuestros
más íntimos sueños y anhelos,
alentarnos mutuamente para alcanzar
más éxitos y mayor felicidad,
y enjugarnos nuestras lágrimas
en los momentos de tristeza y frustración.
Eres una luz que ilumina mi vida
y tienes un lugar muy especial en mi corazón.

En el día de la amistad
quiero desearte que todos tus mejores
anhelos se hagan realidad
y que tengas éxito y felicidad,
un corazón alegre y risas.
Y quiero decirte que para mí
eres lo más maravilloso
y que atesoro nuestra amistad.

Otros blogs que te pueden interesar.


Image and video hosting by TinyPic

martes, 3 de junio de 2014

Tomelloso - EL CIELO AQUEL PINTADO CON TIZAS DE COLORES... (Eladio Cabañero)


El cielo aquel pintado con tizas de colores;
el sol que se empozaba tantos jueves
para los largos temporales
"Cuando se empoza el sol en jueves,
antes del domingo llueve..."
Aquellas calles largas con carros y viñeros;
el pregonero del Ayuntamiento
y el tío del "rabiche"; el carro
del "alhigue" cuando los carnavales;
las barberías con aquellos frascos
llenos de sanguijuelas coleantes;
el miedo de las noches del invierno
desiertas por el cierzo y los fantasmas;
las uvas, las espigas, la Glorieta,
la feria, el corralazo de los títeres...
¿Era aquél Tomelloso?
¿Era yo aquél, aquel de por entonces?
No me recuerdo bien. No tengo pruebas.
Era antes de la guerra. Mucha gente
no viviría bien, seguro, pero
el tiempo de los niños es hermoso,
y aunque la vida va a su mejoría
-según dicen- y hay tantos nuevos sueños:
viajar a la luna y los planetas;
inventar pan para que no haya pobres,
nueva fe en nuevos pechos,
aquel tiempo consuela a los que fuimos
niñez y luego muerte en nuestra infancia.
Antes que lo perdiéramos,
aquel niño de todos y de nadie
jugó por todo el pueblo, entre bidones
y cubas y trujales, en las fábricas,
en las destilerías de alcohol,
donde el vino zurría y se quemaba,
mientras nosotros -aúpa- nos saltábamos
montoneras de orujo, eras de lías.

Y el campo, ¿cómo era
antes de que aquel cielo, aquellos hombres,
se fueran a la guerra para no volver nunca?
Vendimiadores tiempos,
una vez en las viñas, vendimiando, una noche
-quiero acordarme, pero ha tanto tiempo-
en la pequeña casa, acabada la cena,
todos bien avenidos se embromaron,
se tiznaron jugando al "San Alejo",
con la sartén tocaron seguidillas
y jotas a la luz de los candiles;
y luego se acostaron en-parva por el suelo,
que ya no se cabía
sino en las alambores y en la cuadra.
Eran caras alegres como nunca haya visto.
Era antes de la guerra y yo tenía
de cuatro a cinco años.
Muchos ya no volvieron para echar hato los lunes
para irse de semana, de vendimia.
El cielo no volvió ni fue ya claro.
La gente se hizo dura,
y a los niños dejaron de querernos.
Y nosotros, mis primos, mis amigos,
no volvimos tampoco de la guerra:
de repente crecimos, fuimos otros,
nos perdimos igual que se perdieron
de vista, hacia el Oeste, tantas cosas.

Otros blogs que te pueden interesar.


Image and video hosting by TinyPic

lunes, 2 de junio de 2014

Tomelloso - Creo en tí Amigo (Eladio Cabañero)


Creo en tí amigo:
Si tu sonrisa es como un rayo de luz
que alegra mi existencia.

Creo en ti amigo:
Si tus ojos brillan de alegría al encontrarnos.

Creo en ti amigo:
Si compartes mis lágrimas y
sabes llorar con los que lloran.

Creo en ti amigo:
Si tu mano está abierta para dar y
tu voluntad es generosa para ayudar.

Creo en ti amigo:
Si tus palabras son sinceras y
expresan lo que siente tu corazón.

Creo en ti amigo:
Si sabes comprender bondadosamente mis debilidades y
me defiendes cuando me calumnian.

Creo en ti amigo:
Si tienes valor para corregirme amablemente.

Creo en ti amigo:
Si sabes orar por mí,
y brindarme buen ejemplo.

Creo en ti amigo:
Si tu amistad me lleva a amar más a Dios
y a tratar mejor a los demás.

Creo en tí amigo:
Si no te avergüenzas de ser mi amigo
en las horas tristes y amargas.

Otros blogs que te pueden interesar.


Image and video hosting by TinyPic

domingo, 1 de junio de 2014

Tomelloso - CARTA (Eladio Cabañero)


A ti, allá en nuestro pueblo
 Por el aire los pájaros tan sólo
van,
por el día las nubes siguen
remando cielo, lentas, como brazos abriéndose,
pero una carta vive en las cenizas
y en el escombro liso de los ojos.

Pienso en papeles blancos, dóciles,
busco claras palabras que decirte
en los oídos
ahora que un viento breve se enredará en tus manos,
manos que se reposan en las cosas
que tocas como el golpe de la nieve,
los manejables nombres:
carta de amor, manzana,
vaso de agua cerca de los labios, cosas
que amas y bendices
sus más felices formas allá lejos.

Llega un cometa tuyo y familiar
mientras escribo,
reluce rápido, toca mis rodillas
y tiemblo
como un parque al cumplir un nuevo otoño.
Mientras escribo ensancho la memoria,
me voy allá hasta el pueblo por el campo
con casas pequeñísimas y barbechos en fondo,
con arados allá a vista de pájaro,
-arados escribiendo a Dios derecho-
me entro por las viñas vareadas,
por patios blancos, limpios,
cubiertos con la parra y las bardillas,
entre mujeres, niños y gallinas,
carreteras que están quietas y llegan,
nubes que se despintan, sol que muere
igual que las bombillas de los pobres.

«Estoy aquí en Madrid con el otoño
y hasta que estén los ciervos de regreso
te espero;
no me atrevo a abrir puertas,
por si estás más hermosa temo verte.
¿Estás allí contándote milagros,
creyendo ver o viendo a Dios de súbito?
¿Sigues rezando
porque se estén las piedras quietas,
por la metralla nula y los cohetes
de las ferias pacíficas del pueblo,
pidiendo pan,
dando tu Padrenuestro a cada pobre
que aprendió a ser ateo y pasar hambre?
Tú estarás siempre por la luz del pueblo
mirando hacia el destino alto del humo,
al lento repetirse del aire en los tejados.
Yo estoy aquí sin ruido y sin quejarme,
sin este hermoso octubre en tus aceras
ni el horizonte aquel o de un analfabeto;
aquí estoy
viendo el viento que arrastra los papeles
humildes por las calles,
a punto de estar solo para siempre.»

Bendito sea el camino
por donde van los pájaros tan sólo,
alabada seas tú
porque sabes vivir a pecho abierto,
porque sabes estar con las espigas
con lo difícil que es mirar el trigo.
Alabada seas siempre,
lucientemente hermosa,
andando por tu casa de tareas
cantando con las manos ocupadas,
que bien estás soñándote
primera predilecta de la Virgen,
puesta en medio de muchos resplandores.

Qué hueco más profundo es la esperanza,
qué cubicado modo de quererte
estar aquí pensando:
«tengo que reunir unas palabras
para escribir lo poco que le escribo».
Termino ya, mi amiga, temo hablarte
de tantas cosas tuyas;
desde aquí
siento cómo el cartero del silencio
deja un ídolo humilde entre tus manos
hecho de la madera de algún chopo.

Otros blogs que te pueden interesar.


Image and video hosting by TinyPic